La ejecución del Tesorero de Coatepec ventila la cruda realidad que se vive en ese municpio
Los Juegos Centroamericanos se convierten en una pesadilla para Duarte. Y se presagia un desastre
a
s e e
  Sábado 30 de agosto de 2014  
e e e
 

Mis comentarios sobre la entrevista de Miguel Angel Yunes con Carmen Aristegui


El viernes pasado volvimos a confirmar que el excandidato perdedor a la gubernatura de Veracruz por el Partido Acción Nacional, sigue buscando los reflectores a costa de lo que sea, tratando de posicionarse como un poder fáctico o el mesías, que todos esperamos para salvar a Veracruz de todos sus problemas.


Por supuesto que nos referimos a Miguel Ángel Yunes Linares, que en el ánimo de acaparar las cámaras y marcar la agenda del gobierno del estado sigue repartiendo culpas a diestra y siniestra, y sugiriendo sutilmente que es el la única opción que nos queda a los Veracruzanos para encontrar la tan esperada tranquilidad y salvación que tanto nos hace falta.


Cabe aclarar que la tranquilidad y salvación que nos pregona Yunes Linares, sólo se hará efectiva cuando él sea Gobernador del Estado o mínimo Senador de la República por el partido que se lo permita, y entonces con las riendas del poder en la mano, podrá realizar tan loable y desinteresada labor en beneficio de todos los veracruzanos, mientras tanto, sólo le queda señalar con su muy precario discurso, la problemática de violencia nacional, que en este momento nos afecta directamente a los veracruzanos en carne propia.


Yunes Linares sigue exhibiendo sus profundos resentimientos contra el anterior mandatario de Veracruz, Fidel Herrera, contra el Gobernador en turno Javier Duarte, y también de paso contra algunos funcionarios del gabinete, ¿ qué tienen en común Fidel Herrera y Javier Duarte para recibir los ataques de Yunes Linares?, la respuesta es simple, ambos lo derrotaron en sus aspiraciones, Fidel Herrera en la elección interna del PRI para ser candidato a gobernador del estado, adicionalmente el exgobernador salió adelante a pesar de toda la campaña de lodo que Yunes Linares orquestó en su contra para debilitarlo, en el caso de Javier Duarte cómo abanderado del PRI, derrotó a Yunes Linares en las urnas, por muy poco margen pero lo derrotó.


Está claro, que Yunes Linares no perdona la derrota, por lo tanto se ha dedicado a implementar su estrategia, y es la típica del buscapleitos de cantina, del pandillero o del porro golpeador, agrede, calumnia, mancha, golpea o culpa a diestra y siniestra para encontrar a alguien que se ponga a su nivel, y cómo se dice coloquialmente que se ponga los guantes para enfrentarse a él, ese el territorio donde se siente cómodo y por eso busca llevar a sus contrincantes a la batalla.


Insisto, Yunes Linares no perdona la derrota, pero tampoco perdona a todos los veracruzanos que no votamos por él, no nos perdona el no haberlo elegido, por eso ha generado alianzas con los grupos más antagónicos y violentos de la sociedad, para invitarlos a asentarse y tomar la plaza del estado de Veracruz, en el ánimo de debilitar el Gobierno de Veracruz encabezado por Javier Duarte, esto explica la ola de terror que hemos sufrido recientemente, los asesinatos masivos, y los enfrentamientos entre grupos de la delincuencia, todos esto ha sido auspiciado por él.

Una conveniente y siempre benévola amnesia le impiden recordar a Yunes Linares sus tratos con el bajo mundo de la delincuencia, como muestra aportamos algunos datos.
Los tratos de Yunes Linares con la delincuencia no son nuevos, hay que recordar que él realizó acuerdos para no molestar a Albino Quintero Meraz alias “Don Beto” o “El orejón”, narcotraficante que sentó sus reales en Veracruz, y quien era a su vez operador del cartel del golfo y del cartel de Juárez, por esos acuerdos recibió quince millones de dólares, era tan cordial la relación entre ellos que Quintero Meraz le prestaba a Yunes Linares un avión Lear Jet para realizar sus viajes, tanto de placer como de trabajo.

“El Chapo Guzmán”, recibió todas las facilidades para fugarse del penal de puente grande en Jalisco, cuando Yunes Linares era responsable de los penales federales, “El Chapo” vivía como rey, reconstruyó su organización desde el penal, podía seguir manejando su negocio sin ser molestado y además tenía a su disposición todas las comodidades que nos podamos imaginar, sin embargo, la revisión de su expediente criminal por parte de Estados Unidos, fue el detonador que provocó la decisión de fugarse debido a una posible extradición.


Otro de los sucesos que Yunes Linares olvida convenientemente, es su relación con el pederasta Jean Succar Kuri, un supuesto empresario libanés nacionalizado mexicano, que hizo de la explotación y abuso de menores de edad un jugoso negocio en Cancún, que además era un lavador profesional de dinero vinculado al crimen organizado, Succar Kuri llegó a Cancún con una mano adelante y otra atrás, al paso del tiempo compró alrededor de 60 villas, entre ellas las villas Solymar, donde llegaba Yunes Linares acompañado de Sandra Ortega Rivas, para sostener encuentros sexuales con menores de edad.


Con Sandra Ortega Rivas socia y amante, Yunes Linares ha sostenido una relación íntima y de negocios al menos desde hace 20 años, Sandra fue beneficiada con millonarias adjudicaciones como contratista de publicidad del Gobierno de Veracruz, cuando Yunes Linares fue secretario general de gobierno, gracias al tráfico de influencias, durante cinco años se le dio este trato privilegiado por parte del gobierno del Estado, además de ser compañera de negocios y otras afinidades, Sandra ha colaborado siempre con Yunes Linares, en los penales federales, cómo delegada del ISSSTE en la zona norte del DF. La relación entre Sandra y Yunes Linares es tan sólida que se ha proyectado a la esfera pública, sus lazos afectivos se mezclan en una historia de corrupción a través de la obtención indebida de beneficios a costa de los recursos públicos y en hechos denigrantes de investigación sobre abusos sexuales a menores de edad.


Por último, en la pasada campaña para la gubernatura de Veracruz, Yunes Linares persuadió hasta el más alto nivel para obtener la tan ansiada candidatura, a través de esto logró apoderarse del PAN estatal, e involucró a grupos delincuenciales y del narcotráfico para realizar su labor de frenar al PRI, de esto presentaremos la documentación respectiva.


Ante todo lo anterior, me pregunto, ¿ qué calidad moral tiene Yunes Linares, si en los hechos estamos hablando de un oligópata y delincuente de la más alta escala ?, esa es mi percepción, no me equivoco al decir que también es la de muchísimos veracruzanos.


Es justo comentar que si tengo un punto de vista en común con Yunes Linares, cuando dice que en Veracruz los demonios andan sueltos, dice la verdad, pero aclaro, son los Demonios del Edén.


Atentamente, su servidor Roberto Negrete O.